Excerpts for De el salto! / Give the Jump! : Cinco claves para superar las barreras y vivir una vida extraordinaria / 5 Keys to Go Beyond Your Barriers and Live an Extraordinary Life


¡DÉ EL SALTO!

Cinco Claves para Superar las Barreras y Vivir una Vida Extraordinaria


By Joel Osteen

FaithWords

Copyright © 2013 Joel Osteen
All rights reserved.
ISBN: 978-0-89296-971-5


CHAPTER 1

Prepárese para un cambio


Estaba yo en una larga fila para montarme en una popular atracción en un parquede diversión con nuestros dos hijos, Jonathan y Alexandra, hace años. Alprincipio, todo el mundo estaba en una única fila, pero a medida que nosacercábamos a la atracción entramos en una pequeña habitación de unos seismetros cuadrados. Nosotros éramos los primeros que estábamos dentro, y caminamoshacia las puertas. Mientras estábamos allí tan emocionados, sabiendo quepodríamos escoger los mejores asientos, otras personas comenzaron a agolparse anuestras espaldas. Yo intenté educadamente mantener nuestras posiciones en laparte frontal, pero algunos adolescentes astutamente se las arreglaron paraponerse por delante de nosotros. Después unos cuantos más, y después más, y más.

Terminamos siendo desplazados hasta la parte trasera de la sala, precisamentepor donde habíamos entrado en primer lugar. Intenté que aquello no me molestase.Después de todo, estábamos allí para divertirnos. Una joven ayudante salió y sesituó delante de las puertas frontales. Saludó a todos y dijo que estábamos apunto de subirnos a la atracción. Nos dio instrucciones para continuar.

Entonces dijo: "Muy bien, estamos listos. Ahora, dense la vuelta y salgan porlas mismas puertas por donde entraron". Eso era precisamente donde nosotrosestábamos. De repente, ¡los últimos fueron los primeros!

Del mismo modo, lo único que Dios tiene que hacer es cambiar la dirección, yusted pasará de atrás hacia adelante. Un toque de su favor puede ponerlecincuenta años por delante de donde usted pensaba que estaría. Puede que tengaun puesto bajo en la oficina pero sigue usted adelante, haciendo lo mejorposible, honrando a Dios, y de repente las cosas pueden cambiar. Un buen avance,una idea, una persona a la que usted le caiga bien, y levanta su vista y seencuentra en un puesto elevado. Usted no lo vio venir. Las cosas sencillamenteencajaron en su lugar.

¿Qué sucedió? Usted entró en un cambio. Dios puede hacer que la oportunidad seencuentre con usted. Él tiene bendiciones inesperadas, cuando usted de repenteconoce a la persona correcta, o repentinamente su salud mejora, o de repentepuede pagar por completo su casa. Eso es Dios que cambia las cosas a su favor.Lo que solía ser una batalla, ahora ya no lo es. Lo que debería haber tomadoaños, sucede en una fracción del tiempo. Puede que usted sienta que en estemomento está atascado. Nunca pudo lograr un sueño, nunca pudo vencer unproblema. Sencillamente ha pasado demasiado tiempo. Ha perdido usted demasiadasoportunidades. Pero Dios está diciendo: "Prepárate. Estoy a punto de cambiar lascosas". Se abrirán puertas para usted que no se abrieron en el pasado. Quienesestaban en contra de usted, de repente cambiarán de opinión y estarán a sufavor. Problemas que le han abatido durante años de repente cambiarán. Ustedestá entrando a un cambio. Debido a que ha honrado a Dios, Él le pondrá en unaposición que nunca podría haber obtenido por sí solo. No es simplemente sueducación, no es su talento, ni la familia de donde procede. Es la mano de Diosque le está cambiando hacia un nuevo nivel de su destino.

A veces usted necesita que se declaren fe y victoria sobre su vida. Las palabrastienen poder creativo. Cuando las recibe en su espíritu, pueden engendrarsemillas de aumento en el interior. Esa es la razón de que haya escrito estelibro. Usted no fue creado simplemente para arreglárselas en una vida promedio,insatisfactoria e infructuosa. Dios le creó para dejar su marca en estageneración. Usted tiene dones y talentos con los que no ha conectado. Hay nuevosniveles de su destino que aún están delante de usted. Pero dar el salto comienzaen su pensamiento. A medida que ponga en acción estas claves, creando espaciopara el aumento, esperando cambios del favor de Dios, haciendo oraciones audacesy manteniendo la perspectiva correcta, entonces Dios liberará torrentes de subondad que le lanzarán por encima de las barreras del pasado hacia la vidaextraordinaria que usted fue creado para vivir.

No sólo estoy intentando hacerle sentir bien. Estoy declarando: "Llega uncambio". Un cambio en su salud. Un cambio en sus finanzas. Un cambio en unarelación. Puede que no lo parezca en lo natural, pero servimos a un Diossobrenatural. Él está a punto de soplar en dirección a usted de una maneranueva.

No volverá a ver a los enemigos que usted ha visto en el pasado. Las adiccionesy malos hábitos que le retienen están siendo rotos. El favor de Dios está siendoliberado de una manera nueva, y le impulsará hacia adelante. Lo que deberíahaberle tomado cuarenta años para lograr, Dios lo hará en un segundo.

El cambio es aceleración. El cambio le llevará donde usted no podría haber idopor sí solo. El cambio está venciendo lo que un informe médico dijo que eraimposible. El cambio está viendo a ese hijo apartado cambiar de opinión yregresar al curso correcto. El cambio está produciendo su mejor año cuando lascircunstancias dicen que usted debería tener un mal año. El cambio es ver a Diosno sólo proveer, sino también hacerlo de manera abundante y rebosante.

Su nueva actitud debería ser: "Dios, estoy preparado. Quito las limitaciones deti. Extiendo mi visión. Puede que yo no vea un camino, pero sé que tú tienes uncamino. Declaro que estoy entrando en un cambio".

Necesita usted comprobar puertas que han estado cerradas en el pasado. Las cosashan cambiado. El sueño que usted tenía de comenzar un nuevo negocio, de regresara la universidad, de hacer un viaje misionero; puede que no haya sucedido laprimera vez, pero está bien. Está preparado para usted esta vez. No abandone.Este es un nuevo día. Las cosas han cambiado. Vuelva a perseguir su sueño.

Cuando Dios sopla en su dirección, personas cambian de opinión. Puertas cerradasse abren de repente. Los no se convierten en . El noahora se convierte en este es su momento.

Un gerente de la construcción al que conozco se había quedado sin empleo durantetres años después de haber tenido veinticinco años de trabajo continuo. Habíatenido un puesto muy bueno en una exitosa empresa, pero cuando llegó la recesióny la construcción se detuvo, su empresa tuvo que despedirle. Él fue a unaentrevista de trabajo tras otra, mes tras mes, sin éxito alguno. Finalmenteaceptó un puesto de nivel mucho más bajo en una pequeña ciudad, donde tenía queviajar dos horas cada día. Eso estaba afectando su salud, su matrimonio y susahorros. Parecía que su situación laboral nunca cambiaría; pero unos seis mesesdespués, su anterior jefe le llamó y le dijo: "Oye, ¿estás preparado pararegresar al trabajo?".

Su antigua empresa había conseguido el mayor contrato de su historia. Él no sólorecuperó su trabajo, sino también todos sus beneficios. Solía tener que viajarpor todo el país. Ahora trabaja en la ciudad; además, le aumentaron su salariode manera significativa. Él dijo: "Esto es abundante y rebosante".

¿Qué sucedió? Él entró en un cambio. De repente, las cosas cambiaron a su favor.Una llamada telefónica. Un contrato. Un buen avance. Él pasó de apenas poderarreglarse a tener mucho más que suficiente.

Ahora usted necesita prepararse. Esos cambios están en su futuro.

Los israelitas fueron esclavos por muchos años, y eran maltratados por suscaptores. Eran obligados a trabajar largas horas y no les daban el descanso nila comida adecuados. Cuando ellos no cumplían con la cantidad de trabajorequerida, eran golpeados con varas. Era muy injusto; pero un día, mediante unaserie de acontecimientos, Dios los liberó sobrenaturalmente. La Escritura diceque cuando ellos se iban, "Dios hizo que tuvieran favor con sus enemigos".

Notemos que Dios hizo que tuvieran favor. Las mismas personas que leshabían oprimido durante años, los mismos enemigos que los habían aplastado ymaltratado, de repente cambiaron de opinión. Dijeron, en realidad: "Hemosdecidido que ustedes ahora nos caen bien. Queremos ser buenos con ustedes".

Antes de que se fueran, los captores dieron a los israelitas su oro, plata yjoyas. ¿Qué sucedió? Los israelitas entraron en un cambio. Dios cambió laopinión de su enemigo. Proverbios dice que Dios puede cambiar el corazón de unrey. Puede que nosotros no seamos capaces de cambiar la opinión de las personas,pero Dios puede hacerlo. Él controla todo el universo.

Puede que tenga personas así en su vida, alguien a quien usted no cae bien, unjefe con el que es difícil llevarse bien o un familiar que es irrespetuoso. Esfácil llegar a desalentarse y pensar: "Esto siempre será de este modo. Siempreestarán contra mí".

No, permanezca en fe. Dios tiene un cambio que va a llegar. Dios sabe cómo hacerque usted les caiga bien. Dios puede hacer que esas personas le vean bajo unanueva luz. Puede que hayan estado en su contra año tras año, pero cuando Dioscambie las cosas, ellos se esforzarán por hacerle bien. En lugar deobstaculizarle, le ayudarán.

Lo fundamental: Dios no permitirá que ninguna persona evite que usted llegue asu destino. Puede que ellos sean más grandes, más fuertes o más poderosos, peroDios sabe cómo cambiar las cosas, darles la vuelta, y hacer que usted esté dondedebe estar.

Tengo un amigo que trabajaba para alguien que nunca le cayó bien. A nadie en laempresa le gustaba ese joven supervisor, que era condescendiente y una fuente defrustración año tras año. Al principio, parecía que ese joven podría estarsupervisando en aquella empresa durante otros veinte o treinta años. Mi amigotiene una buena actitud, pero en su interior pensaba: "Soportar a este hombredurante mucho tiempo será un verdadero dolor. No sé si puedo aguantarlo".

Entonces, una mañana llegó al trabajo, y la gerencia convocó una reunión depersonal. Les explicaron que la esposa de aquel joven supervisor había sidotrasladada a otro estado debido a su trabajo. El supervisor impopular habíarenunciado aquella mañana.

¡La mitad del personal se puso de rodillas y ofreció una oración de gratitud aDios! ¿Qué sucedió? Un cambio divino. De repente, Dios cambió las cosas.

Deje de preocuparse por aquellos que intentan retenerle. Dios sabe cómo sacar desu vida a las personas incorrectas y hacer entrar a las personas correctas. Y siincluso Dios no les hace salir, dice en Salmos que usted puede "atravesarejércitos y saltar muros".

Dios puede hacer que usted pase por encima de ellos, o los rodee, o incluso losatraviese, pero Dios le hará llegar donde debe usted estar. Lo cierto es queestá usted a un cambio de ver realizarse un sueño. A un cambio de pagar porcompleto su casa. A un cambio de ver mejora en su salud. A un cambio de conocera la persona correcta.

Dice en Isaías que este es el año de Dios para actuar. No el próximo año. No encinco años. No en la eternidad. Este es el año en que Dios cambiará las cosas asu favor. Él está alineando todo. Lo que usted no podría hacer que sucediera porsí mismo, Dios hará que lo logre. Será mayor de lo que usted pensaba. Sucederámás rápidamente de lo que imaginaba, y será más satisfactorio de lo que nuncapensó que fuera posible.

En Génesis 48 está una historia de Jacob cuando era un hombre viejo y muycercano a la muerte. Su hijo José llegó a visitarle para despedirse. Él y supadre estaban muy unidos. José era el hijo favorito de Jacob. Él era el hijo másjoven. Puede que le recuerde como el niño a quien Jacob regaló la túnica demuchos colores.

En cierto momento, Jacob creyó que José estaba muerto. El padre estaba muytriste hasta que descubrió que José estaba vivo y vivía en Egipto. Volvieron areunirse precisamente cuando Jacob estaba a punto de fallecer. José estabadelante de él con sus dos hijos, Manasés y Efraín, nietos de Jacob.

Jacob dijo: "José, bendeciré a tus hijos como si fueran mis propios hijos".

La mano derecha en aquellos tiempos siempre daba la mayor bendición, quepertenecía al hijo primogénito. Esa era la tradición. Por tanto, José puso a suhijo mayor, Manasés, delante de la mano derecha de Jacob, y a su hijo menor,Efraín, delante de la izquierda.

Jacob estaba casi ciego. Cuando fue a dar la bendición, Jacob cruzó sus manos ypuso la derecha sobre el hijo menor, Efraín, y la izquierda sobre el hijo mayor,Manasés.

José dijo: "No, papá. No puedes ver. Yo los puse correctamente. Puse a Manasésdelante de tu mano derecha. Él lo merece. Dale la mayor bendición".

Entonces Jacob dijo algo muy interesante, que nos da perspectiva con respecto anuestro Dios. Él dijo: "No, José. He cruzado mis manos a propósito. Efraín puedeque haya llegado el segundo, puede que haya estado detrás, puede que no lomerezca. No estaba calificado para ello. No es el siguiente en la línea, pero yole cambio a una nueva posición. Le llevo desde atrás hacia adelante. Le daré loque no merece".

Así es nuestro Dios. Él tiene cambios en su futuro que le situarán en posicionesque usted no se ganó, para las que no estaba calificado, y que no estaba en lalínea para recibirlas. Quizá usted no tenía la veteranía, pero Dios, al igualque hizo con Efraín, cruzará sus manos y dirá: "Yo te moveré desde atrás haciadelante, de no estar calificado a de repente estar calificado, de ser mirado condesprecio o falta de respeto a ser honrado y visto con influencia ycredibilidad".

Cuando usted avanza, algunas personas se molestarán por ello. Pensarán: "Eso noes justo. Yo he trabajado más, tengo más veteranía". Pero el hecho es quesencillamente es la bondad de Dios. Él ha dicho que debido a que usted le hahonrado, Él le daría casas que usted no tuvo que construir, y cosecharía deviñas que usted no plantó.

Es Dios que cruza sus manos, dándole lo que le habría tomado años ganar. Dios leestá diciendo lo que Jacob le dijo a Efraín: "Yo te bendeciré a propósito. Teharé avanzar. Aceleraré tus sueños. Te daré lo que no te merecías. Te cambiaré auna posición que nunca podrías haber logrado por ti mismo".

Todos podemos poner excusas: "Joel, esto no es para mí hoy. Yo no estoycalificado. He cometido demasiados errores. No tengo el talento, el tamaño, lapersonalidad, la confianza".

Dios dice: "Yo sé todo eso. Yo te creé, pero estoy a punto de cruzar mis manos ybendecirte de tal manera que todos sabrán que soy yo, y no tú". Ahora, no seconvenza de lo contrario.

Moisés dijo: "Dios, yo no. Tartamudeo. No puedo hablar al faraón".

Dios dijo: "Moisés, no te preocupes por eso. Yo estoy cruzando mis manos. Te doylo que necesitas".

Gedeón dijo: "Dios, provengo de la familia más pobre. Soy el último por aquí. Nopuedo dirigir a este ejército".

Dios dijo: "Gedeón, no te preocupes. Estoy cruzando mis manos. Estás entrando enun cambio. Yo te pasaré de detrás hacia adelante".

David podría haber dicho: "Dios, soy demasiado bajito, demasiado joven,demasiado inexperto. Hay todo un ejército de guerreros talentosos, exitosos yconfiados que pueden hacer frente a Goliat".

Y Dios habría dicho: "David, yo sé eso. Podría haberles escogido a ellos, peroestoy cruzando mis manos. Te estoy moviendo desde detrás hacia la primera línea,desde el campo de las ovejas al campo de batalla, hasta llegar al trono".

Ester podría haber dicho: "Dios, no puedo entrar ahí y hablar al rey. Él no meescuchará. Yo soy huérfana. No tengo ninguna influencia".

Y Dios habría dicho: "Ester, no te preocupes, te tengo cubierta. Estoy cruzandomis manos. Yo te daré respeto, credibilidad, honor que no te merecías y por elque no trabajaste".

¡Llega un cambio! Sea cual sea el nivel donde usted esté ahora, Dios está apunto de cruzar sus manos y situarle en una posición que nunca podría haberalcanzado por usted mismo. Él le dará lo que usted no estaba en la línea pararecibir.

¿Por qué no comienza a experimentar favor sin precedente, creyendo que Dios haráalgo nuevo en su vida? Sé que puede decir, al igual que yo, que Dios ha sidobueno con usted. Tiene bendición, salud, y tiene una buena familia y unestupendo trabajo, y todo eso es perfecto. ¡Pero puedo decirle que aún no havisto nada!

Dios tiene cambios en su futuro que si se los mostrara en este momento, usted nolo creería. Es abundante y rebosante. Usted cree que está marchando con todoslos cilindros, pero ¡ojalá supiera lo que Dios tiene preparado! Es como si fueseusted en segunda marcha. Está realizando progreso. Tiene salud. Está avanzando.Pero Dios está a punto de hacerle pasar a tercera, hacerle pasar a cuarta, yllevarle hasta quinta. Usted verá la inmensa grandeza del favor de Dios.

Debido a que ha honrado a Dios y ha vivido con excelencia e integridad, Dios lellevará por encima de su formación, por encima de su educación, por encima desus ingresos, por encima de donde cualquiera en su familia haya ido antes queusted. Este cambio le situará en un lugar donde mirará atrás y dirá: "Vaya,Dios. Me has sorprendido con tu bondad".


(Continues...)

Excerpted from ¡DÉ EL SALTO! by Joel Osteen. Copyright © 2013 Joel Osteen. Excerpted by permission of FaithWords.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.



----------------------